viernes, 19 de septiembre de 2014

Caballo votivo ibérico del Cigarralejo de Mula

       He visitado el Museo de La Alcudia de Elche recién remodelado. Ha quedado estupendo, limpio y ordenado y, sobre todo para mí, con algunas piezas ibéricas que antes de la remodelación no estaban expuiestas al público, en particular cerámicas de la riquísima colección de cerámica ibérica decorada de La Alcudia de Elche.
Precioso vaso ibérico de Elche con escena de carnassier
       Siempre que visito un Museo refuerzo mi impulso de crear piezas, es un estímulo. Aunque en esta ocasión ha sido la cerámica ibérica pintada la que me ha hecho disfrutar más, debo terminar antes una pieza de modelado, un caballito ibérico del Cigarralejo de Mula. Partiré de un modelado sencillo en terracota de dimensiones mayores que el original, o, en este caso, del resultado que pretendo, pues en la siguiente fase empezaré a suprimir barro mediante las técnicas habituales de la talla.
Primer modelado del exvoto ibérico.
       He dejado transcurrir un día entero para empezar a vaciar: hay partes en dureza de cuero, las más gruesas, y otras ya muy secas, la cabeza por ejemplo. Tampoco he decido si dejarlo con las patas rotas o terminado. De momento hay que conseguir los volúmenes y la simetría.
Remarcando algunos detalles con  el barro fresco.
Exvoto ibérico ya vaciado con sus detalles.
       Hay que tener en cuenta que si se quiere obtener un molde no puedo haber ninguna parte del modelado que impida o complique el desmoldeo. Las marcas del vaciado se eliminan con una esponja húmeda. Es un ejercicio de paciencia.
Caballito del Cigarralejo de Mula.
       Me gusta cómo va quedando. Antes de prepararlo para obtener un molde le añado las orejas y un pie que le de estabilidad a la pieza. Después, un pulido a cepillo. Para terminar, dejo otra imagen de una pieza ibérica de Elche.
Listo para sacar un molde de escayola.
Hermoso vaso urna ibérico de mi pueblo.
       Por último, preparamos unas tablillas de madera y barro de reciclaje (porque se ensuciará)  y encoframos el modelo hasta una línea de simetría, calculando que no haya problemas al desmoldar las sucesivas copias, y vertemos escayola. Previamente habremos marcado unas llaves usando el extremo de una brocha cilíndrica. Una vez seca esa mitad, encoframos la otra mitad sin retirar el modelo. yo aplico aceite de oliva para que ambas mitades no se peguen. Retocar el molde y limpiar es lo último.
Escayola cubriendo la mitad del modelo.
El molde bivalvo terminado. Hay que dejarlo secar varios días antes de utilizarlo.