sábado, 29 de noviembre de 2014

La cerámica cardial: sobre algunos aspectos técnicos de su decoración.

       

       Tomando como base los estudios de la Cova de l´Or de Beniarrés de Martí Oliver, y de las técnicas decorativas de los materiales cardiales del Museo de Alcoy de García Borja, Emilio Cortell, Salvador Pardo y Guillem Pérez, presentamos una reflexión sobre aspectos técnicos de la decoración cerámica cardial desde la experiencia de intentar reproducir sus decoraciones.Obviamos la forma de las vasijas para centrarnos en el proceso decorativo.
 
Cerámica cardial o impresa con cardium.
 
       Son cerámicas de apariencia bella y bien elaborada, originales por su técnica. El Museo Arqueológico de Alcoy y el Museo de Prehistoria de Valencia poseen colecciones del mayor interés.
Estas cerámicas se datan en torno al 5.400 a. C. para Cova de l´Or, Neolítico pleno, momento de máxima intensidad en la ocupación de la cueva, que coincide con el momento de máxima producción vasar, complejidad en las decoraciones y variedad de técnicas utilizadas. En fases posteriores la decoración cardial evolucionará al peinado de las superficies.

Tonelete cardial. Museo de Alcoy.
Conchas de pectunculus como ajuar de inhumación.
Collar neolítico de piedras pulidas y perforadas. Museo de Alcoy.
         Las decoraciones cardiales se caracterizan principalmente por realizarse con una concha marina dentada. La más reconocida es la del Cardium Edule o Cerastoderma Edule, familia del berberecho.
La impresión resultante depende del gesto técnico que realiza el artesano y de la especie de concha que se utilice. 

Conchas de Cardium o Cerastoderma Edule, playa del Saladar de Aguamarga.
        Las pastas se han clasificado en dos grupos (Martí): pasta cerámica basta que se rompe con bastante facilidad y es porosa, y otra clase menos porosa y más compacta que se rompe con mayor dificultad, probablemente fruto de una cocción a más temperatura.

Decoración cardial sobre pastas depuradas y bien alisadas.
       Dentro del primer grupo hay formas de cerámica con decoración de incisiones, fragmentos con decoración de cordón con ungulaciones, un buen número de asas, aunque predomina la decoración cardial.
       Dentro del segundo grupo hay un predominio claro de los fragmentos lisos y los decorados con impresiones cardiales.
Decoración incisa en una vasija neolítica.
         El bruñido cuidado de la superficie afecta tanto a la parte externa como a la interna.
 
Toneletes cardiales bruñidos, reproducción.

Reproducciones de cerámica cardial: vasos globulares.
     Coloración de la pasta: va de los tonos grisáceos a los rojizos, pasando por todas las fases intermedias de pardos. Además también hay pastas negras. Con frecuencia hay una combinación de los tonos pardo-rojizos y el negro, formando éste el corazón del fragmento cerámico.

 
Cerámica cardial, tonalidades rojizas y marrones. Museo de Alcoy.

Impresiones cardiales sobre pasta negra. Museo de Alcoy.
 
Cerámica cardial: pasta gris y rellenado con pasta blanca.
     Como desgrasante predomina la calcita en aquellos fragmentos de superficie tosca, alisada e incluso con arañado consecuencia de la presencia de cristales, más o menos grandes, en la superficie de la vasija. Este tipo de cerámica corresponde a formas generalmente lisas pero también a formas con decoración incisa. El cuarzo fue usado en menor proporción que la calcita, predominando en formas con decoración cardial e impresión de natis. El tratamiento de la superficie está más cuidado y se presenta bruñido, a menudo con brillo. 

Impresiones del canto del cardium y del natis (circulares) en una pieza cardial del Museo de Alcoy.

Botellita cardial antes de rellenar las impresiones con pasta.
       Por último, la utilización de colorante en estas decoraciones cerámicas es por rellenado con pasta a fin de resaltar, por contraste, las impresiones, o bien por baño sobre toda la superficie (engobado o aguada, a menudo con almagra).

El llamdo Vaso del Orante, figura antropomorfa bajo el asa, impresa con cardium y relacionada con las pinturas rupestres levantinas.
         En cuanto al espesor de las pastas: al ejercer presión sobre la superficie endurecida en parte por la pérdida de agua, y aun sujetando interiormente la pared en los puntos donde se suceden las presiones de la concha, un espesor fino producirá roturas o deformaciones de la pieza. Si el barro está demasiado seco, la impronta será débil. Si está demasiado húmedo, la impronta se desdibujará por la adherencia de la arcilla. Esta importante cuestión técnica ha de enlazarse con la cuestión del bruñido: ¿se bruñe previamente toda la superficie, o sólo después de imprimir se bruñen las zonas no decoradas? Este último supuesto es viable humedeciendo las franjas lisas con engobe. La pregunta sería entonces: ¿puede bruñirse la zona decorada sin estropear el trabajo de impresión? ¿Está decorada esta superficie en las piezas originales? Las pastas de relleno, ¿ante o post cocción? Responder a estas cuestiones será objeto de una entrada específica del blog.


Collar neolítico de conchas de littorina y otros.

       Las herramientas, las conchas: siendo las valvas el instrumento para imprimir la cerámica, resulta de interés enumerar las especies aparecidas en esta cueva. En principio, podemos entender que los ejemplares que aparecen perforados estaban destinados al adorno personal, por lo que quedarían tres especies con ejemplares no perforados entre las que debieran encontrarse las usadas como instrumentos de impresión. Perforadas han aparecido cyprea, conus, columbella, cardium, pectunculus y littorina. Sin perforar, dentalium, cardium, pecten.

Decoración cardial y conchas de cardium.
     Por el gesto técnico y la impronta correspondiente se ha distinguido por los citados autores: impresión cardial de borde: concha dentada en posición perpendicular, sea oblícua, doble o reflejada . impresión con la punta de la valva o natis. Arrastre cardial, gesto técnico que asocian con la técnica incisa, pues no imprime propiamente.

      Impresiones realizadas con un objeto dentado o gradina, que proporciona un resultado similar al de una concha dentada, si bien el negativo estos autores lo reseñan como más cuadrangular.
Impresión con concha no dentada u otro instrumento liso y curvado.

    La incisión aparece combinada con la impresión cardial: consiste en el deslizado de un instrumento, generalmente de punta única, por la superficie del vaso. Sin embargo, este mismo gesto técnico puede realizarse con instrumentos de punta múltiple, dando lugar al peinado, al arrastre cardial.Se usaría una espátula o punzón, óseo o de madera o asta, fuera de punta roma o aguda, en perpendicular o bien inclinado.

Decoración cardial y elemento de prensión.Obsérvese la tosquedad de la pasta con desgrasante de cuarcitas gruesas debajo del engobe negro liso.
        En estas cerámicas, con independencia del uso de las técnicas de impresión cardial o de incisión, aparecen elementos característicos que se combinan con esas técnicas: la aplicación de cordones como elementos decorativos, sean lisos, impresos cardiales o no, los mamelones, las asas de tipología muy variada y original, y los pitorros.
Asa cardial tubular de gran tamaño.

 
  Réplicas de cerámica cardial de la Cova de l´Or de Beniarrés.