sábado, 20 de agosto de 2016

Jarritas islámicas de Elche y Cehegín hechas por las misma manos.

 
    

Jarritas islámicas de Elche y Cehegín hechas por las misma manos.

En las colecciones del Museo Arqueológico de Elche, MAHE, hay una jarrita recuperada en la intervención de urgencia de la calle La Fira, 6, dentro de la medina islámica de Ils, que destaca por su singularidad. De cuerpo globular, ancho y bajo, con dos asas fuertes de sección oval pegadas casi al borde, presenta un resalte en la parte inferior y base convexa, que indicaría su colocación sobre reposadero. Servicio de agua, quizás sobre pileta de abluciones. El cuello es más estrecho y bajo. Pintada con óxido de manganeso, está dividida por seis líneas gruesas horizontales que enmarcan cinco frisos decorados. De abajo arriba, retícula delimitada por dobles trazos paralelos enmarcando rombos decorados con lotiformes. En el segundo friso, doce triángulos
apuntados hacia arriba rellenos con retícula de líneas finas y muy juntas. En cada espacio entre ellos, un grafismo pequeño . En el tercer friso, una cuarentena de dobles líneas verticales paralelas que terminan en un pequeño triángulo, vuelto a derecha en un línea y a izquierda en la otra,, simétricos, como un esquema epigráfico, dejando cada par de líneas espacios iguales, con dos puntos en la base de cada espacio. El cuarto friso repite la retícula del primero, aunque a una sola línea, dejando cuadrados inclinados cuarenta y cinco grados, con punto central, y el friso junto al borde repite el segundo friso, de nuevo triángulos reticulados, y grafismo en los espacios en blanco.
La cronología es del XII-XIII.





Jarrita pintada islámica, Museo de Elche, fotografiada por Alebus.
 Excavaciones de calle la Fira, 6. Medina islámica de Ils.



Otra pieza, procedente de intervenciones en la Cuesta de las Maravillas, casco antiguo de Cehegín, la antigua Alquipir, es sorprendentemente similar. Está siglada como pieza 521 del Museo de Cehegín. Se parecen tanto que apenas podría variar en algo la descripción antedicha para la pieza ilicitana. Ambas presenta también en la curva de las asas un trazo circular.






Jarrita islámica pintada al manganeso. Cuesta de las maravillas, Cehegín.
Museo Arqueológico de Cehegín.


Cehegín tiene sus orígenes en un yacimiento próximo a la población actual, el Cabezo Roenas (o de las ruinas), Begastri, que en época visigoda fue, como Elche, sede episcopal . Ambas aparecen en las capitulaciones conocidas como Pacto de Tudmir, y hoy sabemos que además de la vieja Begastri, el lugar tardoantiguo, el nuevo asentamiento en época islámica se denominó as-Sinha¯yˆyin, nombre del que derivaría el actual Cehegín (según Carolina Doménech en su trabajo sobre el tesorillo islámico de Begastri). Su castillo de Alquipir hoy prácticamente ha desaparecido, pero en las calles que suben a su antiguo asentamiento existió el poblamiento musulmán, lugar del hallazgo de esta jarrita idéntica a la de Elche. Este castillo debió erigirse en torno al siglo XII, según revelan las cerámicas halladas en su entorno.



Cerámica islámica

Considero que este paralelismo es extraordinario, pues no tratándose de piezas a molde, sino a torno, y tan profusamente decoradas, la observación minuciosa no permite otra conclusión que atribuirles no sólo un mismo alfar de procedencia, sino el mismo artesano decorador. Son jarritas hermanas, gemelas. Diría que están torneadas y decoradas por la misma persona. ¿Estarán hechas ambas, por las mismas manos, en el alfar ilicitano? ¿Procederán ambas de un alfar de otra localidad con una amplia distribución? Recorrer la distancia de Elche a Cehegín, o a la inversa, en el siglo XII o XIII, transportando una mercancía extremadamente frágil y de escaso valor económico no parece muy razonable. Esta identidad, unida a la distancia de ambas localidades, considero que da un valor especial a este feliz hallazgo.