martes, 22 de diciembre de 2015

La cerámica andalusí de Garb Al Andalus y de Madinat Qurtuba.


              
                          La cerámica andalusí de Garb Al Andalus y de Madinat Qurtuba.



                                           Guerrero en verde y morado, Córdoba.

Tuve ocasión hace años de disfrutar de una visita a Mertola, en el bajo Alentejo portugués, y hace poco he conocido Tavira, en el Algarve. Ambas visitas las recomiendo a quienes gusten de combinar paisaje y cultura sin aglomeraciones. En Mértola me llamó la atención la importancia que se ha dado a los estudios de época islámica, un referente en este campo. Además tuve la fortuna de alojarme en casa de D. Claudio Torres, un especialista de la Universidad de Lisboa en esta materia que ha sido alma de la promoción de la cultura andalusí en Mértola. La visita al Museo y la adquisición de un catálogo excelente de su contenido han sido un estímulo constante para ir conociendo mejor la cerámica hispano árabe. 


                                                      Entre Tavira y Santa Luzía, Algarve.

 
Tavira es un lugar con mucho encanto, con su ría Formosa, sus playas atlánticas y su rico patrimonio. Allí he podido ver su interesante colección de cerámica islámica, aunque la pieza más famosa, el vaso de Tavira, estaba cedido temporalmente al Louvre.

                                              Playa del barril, antigua pesquería atunera.

                                                             El famoso vaso de Tavira.


                                                    El fango rico en vida de la Ría Formosa.

La lectura de la imponente tesis doctoral de María Elena Salinas Pleguezuelo sobre la Cerámica Islámica de Madinat Qurtuba me ha permitido conocer los vínculos entre las producciones cerámicas cordobesas y las de Garb Al Andalus, con centros destacados en las dos poblaciones portuguesas citadas, cosa que no sabía antes de visitarlas. Este tema puede profundizarse siguiendo el proyecto de nuestros vecinos “Garb, sitios islámicos do sul peninsular.”
De la Tesis Doctoral de Susana Gómez Martínez “La cerámica islámica de Mértola. Producción y comercio”, no menos importante con más de cuatro mil páginas, , extraigo a continuación unas referencias que creo son aplicables a las cerámicas que he visto en Tavira y en Córdoba. 


                                      La tradición de la azulejería vidriada portuguesa es árabe.

                                                             Una pieza excepcional.

                                                        Jarra de agua andalusí de Tavira.

 
Humildemente me limito a presentar unas fotografías que pude hacer en estos dos lugares para disfrute de ceramistas, arqueólogos y personas interesadas por este período de nuestra historia medieval tan rico y singular, pues es un tema que hay que dejar a los especialistas. Mi interés es divulgativo, dar a conocer, y recomendar la visita a Mértola, a Tavira y, cómo no, a mi querida Córdoba, pues aunque la he visitado en muchas ocasiones, siempre la disfruto a fondo.


Decoración epigráfica en morado sobre cubierta plumbífera. Tavira.

 Y no olvidar que los museos que albergan algo de la cultura material y los objetos cotidianos suelen ofrecer momentos que saborear al conocimiento y a la evocación. 

                                                  Museo arqueológico de Faro, Algarve.


Las piezas cordobesas proceden unas del Arqueológico de Córdoba y otras de Madinat Zahra.

                                                            Capitel de Madinat Zahra.


El trabajo de Susana Gómez, en lo que se refiere a las técnicas y acabados de las cerámicas de Mértola, y que concluye procederían de varios talleres, por su gran variedad de pastas, formas, técnicas, acabados, ornamentación y cronología, entiendo que me es útil para resumir, de forma general, las técnicas comunes a la cerámica andalusí, precisamente por su heterogeneidad. Dejo a un lado las pastas pues cada centro productor tiene unas peculiaridades geológicas que condicionan sus barros, sólo decir que en Mértola esta autora ha reconocido ocho colores, dando como desgrasantes el esquisto, caliza, mica, cuarzo, sílice y chamota, y una enorme diversidad de pastas por regla general poco decantadas.

                                                          Cerámica califal cordobesa.

Reconoce treinta y dos combinaciones de acabado, procedentes de combinar las siguientes técnicas: alisado, espatulado, bruñido, engobado, juagueteado, pintura y vidriado.



 Jarra andalusí, pintura blanca sobre pasta roja. Medina Zahra.



Jarra cordobesa con digitacion es de pintura blanca.



                                           Digitaciones blancas sobre pasta gris. Córdoba.



Documenta esta autora (en Mértola) sesenta y siete combinaciones de técnicas ornamentales, reconociéndose la incisión, el estamplillado, el uso del molde, calado, aplicaciones plásticas, pintura, esgrafiado, vidriado monocromático, bicromático o verde y morado, policromático, cuerda seca parcial o total y loza dorada.


Personajes árabes en una jarra califal cordobesa. Dibujo con manganeso sobre blanco.


                                             Candil andalusí cordobés. Molde y vidriado.

                              Epigrafía impresa mediante estampillas y vedrío verde. Tavira.


                                                         Estampillado islámico. Tavira.


                                  Candil de pie alto andalusí. Córdoba. vedrío verde de cobre
                                                                    en cocción oxidante.

                                                 Vidriado en verde y morado. Córdoba.


                               Candil de piquera con decoración  vidiriada parcial. Córdoba.


                                                      Alcuza andalusí con vedrío melado.


                                  Jarra hispano árabe cordobesa, pintura blanca sobre barro gris.


                                                         Cuerda seca parcial. Tavira.



                                       Cuerda seca polícroma, con esmalte turquesa. Tavira.


                             Pintura blanca sobre pasta roja en la cerámica andalusí de Córdoba.

                                       Candil andalusí cordobés, molde, modelado y vedrío.


                                            Cerámica islámica cordobesa vidriada en verde.


                                                       El azul turquesa andalusí. Córdoba.


                                                 Jarrita zoomorfa de Madinat Zahra. Modelado,
                                                       aplicaciones, vidriado, pintura cobalto.


                                                      Flautas en hueso, eboraria andalusí.



                                                                  Vidrio a molde andalusí.

                                                   Vidrios magníficos de Medina Zahra.


                                               Personaje cordobés con balsamario. Marfil.


                                                 Santa Luzía, capital portuguesa del pulpo.
                     
No me he podido resistir a colgar algunas fotos de Tavira que no son cerámicas, para que el curioso que no la conozca se haga una idea de su esencia.


   Portugal, esencia atlántica